balcon del atlantico

El balcón del atlántico

Este rincón de la Isla de gran Canaria, recibe el nombre de El balcón del Atlántico, gracias a las maravillosas vistas que desde este municipio canario se tienen del Océano, así como de diferentes puntos de la Isla. Firgas, está considerado como el municipio más pequeño de toda la zona insular, presumiendo de su ilustre casco histórico, así como de sus calles en continua pendiente y de la hermosa cascada, que preside el municipio, por donde, entre piedras, discurre su deliciosa agua. Este agua, orgullo del municipio, desemboca en una bonita fuente, donde se pueden observar los 21 escudos de armas, pertenecientes a los distintos municipios que componen la Isla de Gran Canaria, junto con el escudo de la Isla.

Parque Natural de Doramas

Este pequeño municipio de la isla, pertenece junto al de Moya, al Parque Rural de Doramas, que a su vez acoge en su interior la Reserva Natural Especial de Azuaje. Este encantador paraje natural, destaca por sus 5 kilómetros de barranco, en el que se pueden apreciar diferentes laderas, de una pronunciada inclinación, elevándose en ocasiones hasta los 200 metros de altura. Diferentes especies protegidas componen la flora del lugar, así como nacimientos de agua, que en tiempos pasados facilitaron la vida de un balneario, como demuestran las ruinas que aún se pueden visitar a día de hoy.

El potaje de Berros

El Pico del Osorio y la Montaña de Firga, nos ofrecen las más espectaculares vistas de lugares tan emblemáticos como son La Isleta, la Bahía o toda la capital canaria. Las Berreras, es otro punto de singular belleza, donde el agua rebosante de las terrazas que forman este lugar, dan vida al Berro, componente principal del palto estrella de la gastronomía de la zona; el potaje de berros.

Aguas medicinales entre los primeros pobladores

El Barranco de las Madres, es otro lugar para visitar, cargado de historia y leyendas, como la que cuenta, que sus primeros pobladores, mediante la excavación en la roca, obtenían aguas medicinales con las que las madres sanaban a sus hijos, dando nombre a este barranco.